Noticias
Noticias > Diálogo I, 25 de agosto de 2016
Diálogo I, 25 de agosto de 2016

Diálogo entre Eva Sangiorgi, Claire Denis y Nöel Carroll

 

El filósofo Nöel Carroll discutió el desplazamiento del reconocido método indiscernibles de Arthur C. Danto hacia el campo del cine en un afán por esbozar una ontología del cine, es decir, distinguir el cine de cualquier otra práctica artística y de todo un cúmulo de imágenes en movimiento. Danto establece tres condiciones ontológicas para el cine (motion pictures): las películas representan el movimiento; el cine no se trata de sus actores; el cine encarna una visión artística. Pero es claro que para Danto este método es un ejercicio propiamente filosófico. En contraste, la exhortación de Eva Sangiorgi “Hablemos de películas, ya no de documentales ni de ficciones” destaca la importancia de analizar y considerar las producciones antes de imponer categorías y reglas que no pertenecen a su campo de creación e investigación. Declaró que la insistencia por dividir el cine de ficción y el documental es problemático pues impide distinguir los entrecruzamientos en los modos de hacer cine actualmente.

En un trayecto por el cine con varias paradas, iniciando en 1895 con los Hermanos Lumiere, Sangiorgi presentó una selección de clips donde evidencia estos cruces disruptivos que han expandido y siguen expandiendo la noción de lo cinematográfico. El dramatismo de los encuadre (Vertov, Riefenstahl), la repetición de acciones “reales” que no fueron capturadas correctamente en la primera toma o que debían mostrarse más dramáticas (Lumiere, Flaherty), la inserción de fragmentos documentales en el cine de ficción (Rossellini), o un personaje que habla a la cámara dentro de una cinta de ficción (Godard) son decisiones disruptivas que trastocan esas divisiones.

Otros ejemplos representativos fueron Close Up (1990) de Kiarostami, una película que el cineasta decide realizar súbitamente al escuchar la noticia del encarcelamiento de un hombre donde la captura de testimonios sucede a la par de la escritura del guión; y Leviathan, cinta planeada en el Sensorial Ethnography Lab del departamento de antropología visual Harvard dirigido por Lucien Castaing-Taylor y and Véréna Paravel, en la que se emplearon cámaras go-pro aplicadas en las vestimentas de los realizadores y en el barco desde el que se filmó ofreciendo una perspectiva sobrehumana, un contacto con las cosas imposible para el ojo humano, más allá de lo documental. Sangiorgi demostró que la práctica y exploración visual supera las clasificaciones, pues es en la realización donde las disrupciones más interesantes están sucediendo.

La obra de la cineasta Claire Denis, es un ejemplo más. Durante su participación declaró respecto a la práctica cinematográfica “encontrarse físicamente con otras personas no es poca cosa”, y destacó el carácter colectivo de este arte y su relación con el tiempo pues el cine es tiempo. Para esta autora el cine es contenedor de experiencias cósmicas. A partir de su trabajo con un astrofísico y un filósofo ha llegado a la conclusión de que si el cosmos está en constante expansión —no está retrayéndose— entonces es posible también que el concepto de principio y fin del universo sea falso. Mientras estas concepciones del universo sigan cambiando, las narrativas y prácticas cinematográficas seguirán desarrollándose y desencadenando nuevas formas sensibles.

Noticias Relacionadas
 

Protovecka 2016 © Todos los derechos reservados